jueves, 22 de junio de 2006

Extracto

Ésta es una conversación que mantuvo el director de casting Michael Shurtleff con una actriz después de que realizara una prueba para el papel de Amanda, madre de Laura (de El zoo de cristal, de Tennessee Williams, 1945). Es una relación basada en la incomunicación, entre otras cosas. Belleza en estado puro...

"-Muy bien. Lo que te faltó fue expresar el amor que sientes por ella; que te preocupa y despierta tu curiosidad. Todo lo que vi en cambio fue una mujer sabelotodo que no siente ninguna admiración por nada.
-Entiendo. Hay algo más que necesito de Laura: un espíritu romántico. Tengo fantasías sobre ella: imagino que se casa con un hombre maravilloso que la amará y la ciudará. Yo fui romántica de joven; era guapa y tenía muchos pretendientes. Me duele ver a Laura sola, sin pretendientes; pero si encontrara un hombre bueno y sensible, que fuera capaz de pasar por alto su cojera y ver sus bellas cualidades, entonces me sentiría tranquila.
-Eso es maravilloso. ¿Por qué no lo incluiste en la escena?
-Estaba tratando de ser fuerte; todo lo demás me parecía débil y cursi.
-Por eso hay tan poco romanticismo en este mundo: todos creen que ser romántico es un signo de debilidad. Y, sin embargo, todos soñamos con una aventura sentimental, esa es la razón por la que estamos vivos. Nunca desconfíes de esto; no hay nada más fuerte. Si lo hubieras incluido en tu escena, Amanda habría alcanzado otra dimensión más rica, plena y atractiva. Busca siempre los contrarios. Confía en que el romanticismo es vitalidad. La ternura tiene mucho más poder que los gritos. Cuando tengas dos consideraciones que en apariencia se nieguen a sí mismas, realiza ambas."

Extracto de Casting. Todo lo que hay que saber para conseguir un papel, de Michael Shurtleff. Ed. Artes Escénicas (2001)

2 comentarios:

el señor wilson dijo...

Y a eso yo le digo: Amén hermanos (y óle).
Por eso soy de los que llevan la contraria a esos que tan fácilmente critican la supuesta hipocresía de la Navidad cuando, en realidad, pienso que es el tiempo en el que realmente somos como queremos ser, el tiempo en el que intentamos quitarnos aunque sólo sea por un momento esa coraza de dureza,egoísmo,frialdad y pasotismo que todos llevamos el resto del año.
No creo que haya una época del año mas sincera (con los demás pero sobre todo,con nosotros mismos)ni mas romántica que la Navidad.

Nota: si quereis saber lo que es ternura, no os perdais "Una historia verdadera" de David Lynch (...y a disfrutar en silencio mientras nuestro espíritu sale volando por la habitación, acompañado de las notas musicales de Badalamenti)

elciclopetuerto dijo...

Casting:...q coño querra que haga este tio?...